Belleza,

Trencitas

miércoles, julio 26, 2017 Ana (Ruby) 0 Comentarios

Pero bueno... me he descuidado y hoy hace exactamente un mes desde mi última entrada de blog. Vaya vaya, qué vergüenza, y eso que me dije a mi misma que intentaría actualizar más a menudo que en todos mis intentos anteriores, pero bueno, aquí estoy yo otra vez.

El caso es que había estado esperando a que sucediese "algo" para poder hablar de ello en extensión, pero la confirmación sobre ese algo no ha llegado todavía y yo me he quedado enganchada a la espera, mientras he dejado pasar la oportunidad de hablar sobre un par de cosas que he hecho.

Por ejemplo, recientemente y gracias a unos de esos vídeos que Facebook consideró que eran de mi interés, descubrí las trencitas de lana. Algo súper sencillo, que lleva años luciéndose en las cabezas de mujeres y hombres, principalmente afro-caribeños, y que me había pasado bastante desapercibido, hasta que lo he visto y con las ganas que tengo de que me crezca otra vez el pelo, al comprender que con ellas puedes hacerte extensiones automáticas y coloridas por dos duros, me puse a investigar un poco sobre el tema y ver tutoriales en Youtube, hasta que por fin un día me compré la lana (Tiene que ser 100% acrílica, pues la lana natural se chuparía toda la hidratación de tu cabello) y armándome de paciencia, me puse a hacer las trenzas.
La lana acrílica que compré para mi pelo

Lo que hice fue separar mi pelo en pequeñas particiones, y luego trenzarlas junto con tres hebras de lana que había cortado anteriormente, lo cual también llevó su tiempo, porque tuve que cortar muchas y aunque tuve cuidado de doblarlas al mismo tamaño, no conseguí que todas tuvieran la misma medida, muy a mi pesar, así que el resultado fue un poco disparejo.

En total, diría que estuve unas 27 horas haciéndome trencitas, a lo largo de tres días, experimentando un poco con cómo cerrar las trenzas (Fui un poco tonta, porque no descubrí hasta bastante avanzado que valía más la pena hacer nudo y quemar las puntas que solo quemar las puntas, que además gasté dos mecheros 🤦🏻‍♀️) y haciendo malabarismos para alcanzar todos los mechoncitos.

El resultado (Recogido hacia atrás)
Cuando terminé estuve muy muy satisfecha, a pesar de que recién hechas las trenzas estaban un poco tiesas, pero al día siguiente, tras dormir, ya se habían ablandado un poco y eran tan practicables como era de esperar. A diario me las rociaba con aceite de argán en spray, aunque muchos recomiendan otros tipos de aceites como el de coco, o incluso aceite de oliva diluido (?).

Para irme a la ducha, lo recogía en un moño para no mojarlas, y cuando al fin las lavé, pues fue con cuidadito, aplicando el champú y el suavizante sólo en las raíces, y bueno... al mojarse todas las trenzas, costó un poco secarlas, aunque para facilitar las cosas, simplemente las escurrí muy bien (como quien escurre un trapo) antes de secar con toalla y pasar al final por el secador. Con todo, y tras secador, terminaron de secarse al aire en unas 3 horas. Nada que ver con las 24 horas que he visto que tardan algunas.

Ahora diréis: Un momento, ¿por qué habla en pasado? Pues simplemente, porque me las tuve que quitar hace dos días. La razón fue que, se me estaban soltando demasiado de las raíces, no se si fue porque mi pelo me ha crecido demasiado rápido o porque no conseguí anclarlas lo suficientemente bien (la cual creo que es la razón más factible). En fin, tenía como dos pulgares de pelo al aire en algunas trenzas, algunas empezaban a tirar un poco según como las colocase y eso no me gustaba.

Mi pelo, Afro Style
Para quitármelas no tuve mucho que hacer, corté los nudos de las puntas para dejar espacio a las hebras de lana por si se encogían y en un principio, empecé a deshacer cada una. Eso hasta que me di cuenta de que algunas trenzas salían solas, sujetando cada mechón con firmeza desde la raíz, y desencapsulándolo de las trenzas, tirando poco a poco. Sin embargo en algunas era imposible hacer esto sin dañar mi cabello, por lo que hizo falta deshacerlas por completo para liberarlo, en algunas ocasiones.

Una vez libre, mi pelo se había quedado un poco cardado a lo afro, pero una vez lo lavé, ha vuelto a su estado de rizos gruesos, sanos y brillantes de siempre. Diría que incluso lo veo más lustroso, aunque también puede deberse a los productos para el pelo que he usado o he descubierto aquí. Por ejemplo, hay una marca de productos capilares llamada Aussie, que me está encantando.

Durante estos días lo estoy dejando descansar pero mi intención es la de ponerme este fin de semana, si es posible a hacerlas trencitas de nuevo, o si no lo antes posible. Con lo que he aprendido de este mi primer intento, procuraré hacerlo un poco mejor, cortar la lana más parejamente y si es posible, contar con algo de ayuda para acabar antes.  😅
Los comentarios serán moderados.
Por favor, comenta únicamente algo relacionado con esta entrada.
Aquellos comentarios que no cumplan esto serán eliminados SIN EXCEPCIONES.

Igual te interesa:

0 comentarios: